martes, 12 de noviembre de 2013

RELATO DEL JUEVES. PROTAGONISTA UN RELATO

                                       ARIADNA

    Le abrió la puerta un pequeña mujer de cara redonda y ojos obscuros y esquivos. Sin soltar el pomo interior de la entrada la observaba cargando el peso de su diminuto cuerpo sobre su pie izquierdo, mientras que el derecho lo sostenía suspendido en el aire, y le impedía la entrada a la casa. Ariadna no sabía cómo debía proceder. Desde que trabajaba de médico en la localidad visitaba a muchos enfermos en sus hogares, pero cada vez que acudía a ver al marido de esta señora sus sentidos se ponían alerta. Ariadna tenía la firme convicción de que su esposo, mayor que ella unos cuarenta años, no le importaba lo más mínimo; incluso tenía serias dudas de que le dosificase el tratamiento que ella le recetaba de forma conveniente.

Aquel día Ariadna había proyectado hacer este aviso en primer lugar porque así por la noche no estaría tan ansiosa como en las veces anteriores cuando le pasaba visita a este enfermo mucho más tarde. Cuando la dama le franqueó la puerta y la cerró tras su entrada a aquel largo y siniestro pasillo, Ariadna la dejó pasar primero. No le gustaba quien la precedía, ni el lúgubre lugar en el que vivía, ni la actitud defensiva que siempre tenía aquella mujer que apenas cruzaba una palabra con ella. La llevó por el largo y ancho corredor hasta la inmensa habitación en la que permanecía su esposo acostado en la cama en posición fetal, como si formase un ovillo con su frágil y decaído cuerpo. Ariadna, como siempre hacía, lo miró una vez más. Su cuerpo, casi centenario, estaba formado por un montón de pieles caídas y arrugadas, totalmente deshidratado; de su delgadísima cara resaltaba su larga nariz y la cavidad que debía albergar su ojo derecho. Siempre era lo mismo. la esposa no le indicaba, por más que el médico preguntase, por qué le avisaba ni lo que le ocurría al enfermo, por lo que Ariadna procedía a realizarle una revisión. Una vez más no encontró motivo de preocupación salvo la avanzada edad del enfermo. Le explicó a su esposa que le debía de dar líquidos en abundancia y cambiarle de posición a menudo para que no se llagase. Ella miraba para él dando la impresión de que no escuchaba las indicaciones del médico. Ariadna comenzó lentamente a recoger sus cosas en su maletín médico cuando escuchó un pequeño gemido.

    -¿Qué ruido es ese?, le preguntó a la mujer que no le miraba a la cara
    -No es nada,  un regalo que me han hecho, contestó de mala gana
    Pero el ruido iba a más y Ariadna se asustó de verdad.
    -¿Le pasa algo al perro?, volvió a preguntar con impaciencia porque parecían los quejidos de un animal
    -No, respondió ella escuetamente

    Ariadna se quedó mirándola unos segundos y tratando de procesar el tipo de ruido que escuchaba y que cada vez era más intenso. Aquella mujer era la antítesis total de la felicidad pensaba el médico conforme se acercaba a la puerta para abandonar aquella habitación demasiado grande y fría para su gusto. Cuando traspasó la puerta se sorprendió al escuchar la voz que le decía.

    -Tal vez quiera ver a la persona que se lamenta 

     Ariadna pensó que aquel ser podía necesitar ayuda y accedió rápidamente.
    La mujer la llevó por el mismo pasillo hasta la altura de una puerta más pequeña que el resto que había visto en el resto de la casa y que se encontraba cerrada con llave.

    -¿No se llevará usted una decepción?, le sorprendieron las palabras de ella pero quería saber qué ocurría y le respondió rápidamente que no

     Cuando abrió la puerta la mujer, Ariadna casi se desmaya. Lo que vio la impresionó enormemente, quizá porque no se esperaba ver algo así. Las paredes de aquella habitación estaban todas manchadas de sangre, las cortinas semicaídas y con impresionantes manchones rojos. Las ventanas estaban cerradas con cadenas y, tirado sobre la cama, había un hombre corpulento, con las venas de sus muñecas cortadas y de las que ya no salía sangre.
Ariadna corrió para ver si había pulso, pero no se lo encontró. Miró a la mujer, mientras llamaba por su teléfono móvil a emergencias, y le preguntó gritando qué había ocurrido. Ella no levantó los ojos para mirar al médico y tampoco le contestó. Sólo sacó una tijera del bolsillo de su delantal y sin darle tiempo a Ariadna a impedírselo se lo clavó en su cuello. Ariadna no pudo hacer nada por salvarle la vida.

    Días después. Ariadna supo que aquella mujer se había casado muy joven con un hombre casi cincuenta años mayor que ella y muy rico pensando que él moriría pronto. Ella se hizo mayor mientras se enamoraba de su cuñado, con el que nunca podría casarse, porque creía que su marido viviría eternamente. La infelicidad en la que vivían hizo que él se suicidase y ella optase por una solución demasiado dura: quitarse la vida.

     

32 comentarios:

  1. Te estrenas con un relato que bien puede ser el fragmento de una novela. Las palabras encajan perfectamente y la trama te encoje el corazón a medida que vas leyendo: no se hace largo. Enhorabuena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El relato es claustrofóbico y estresante, da miedo y algo de repelús... ¡qué buen uso de palabras aparentemente inofensivas! Enhorabuena, Rhodea.
    Un bso.

    ResponderEliminar
  3. Puff, la ambición, qué mala es. No se puede comprar el amor con dinero, el marido no vio eso, ella no vio que el hombre tenía mucho aguante. Buen final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Valaf, Dorotea y EldanY dalmaden. Me alegro de que os gustara.

    ResponderEliminar
  5. Imprime en tu relato una gran dosis de intriga y decepciòn. Enhorabueba

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  6. Un relato lleno de suspenso, con un final que le encoge el alma a cualquiera... que tenga algo de alma en el cuerpo... magnifico.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno el relato y muy bien narrado, lleno de suspense e intriga. Felicidades.
    Las palabras que has utilizado en el relato, son las mías :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Mar, me alegro de haber utilizado tus palabras de forma que te haya gustado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Pobre Ariadna, me parece que como la mítica entró en el laberinto del minotauro y se encontró con un susto de muerte. Hay trabajitos que traen estos sinsabores, ánimos Ariadna, lo cierto es que el viejo les sobrevive a los demás. Rhodea, le sacaste el jugo a las cinco palabras de Mar, en plan relato algo siniestro, felicitaciones y besitos, te sigo, bienvenida a lo juevero.

    ResponderEliminar
  10. Es la primera vez que te leo, todo un gusto hacerlo! Tu relato nos interna en un ambiente espeso, lúgubre, transmitiendo el temor de que cualquier cosa macabra fuera a suceder. No me equivoqué, el desenlace lo confirma. Has hecho muy buen trabajo con las palabras que te han tocado. Ariadna, nos ha guiado con su cordel hasta el final -de tu mano, por supuesto!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  11. Intriga, suspenso, miedo, y un gran final Rhodea!! Buen trabajo!!!

    ResponderEliminar
  12. Un relato lleno de suspense, y con un final trágico y escalofríante. Muy buena narración. Me ha gustado la dosis de intriga.

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Bien lograda la atmosfera de terror. Y el final sorpresivo. Pensé que era Ariadna la que estaba en peligro.

    ResponderEliminar
  14. Increible final, facil de leer y con mucho suspense me engancho y gusto.

    ResponderEliminar
  15. Muy duro el relato, un final trágico. Me ha gustado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Muy buen relato, me ha encantado la atmósfera de misterio, angustia y terror que has creado con unas palabras que en un principio no inducen a nada de eso. Mantienes la intriga muy bien hasta el final que te sorprende por su dureza. Enhorabuena y bienvenida! Un beso

    ResponderEliminar
  17. Un relato cargado de misterio y horror. Su final sorprende, aunque desde el comienzo se percibe la infelicidad de aquella mujer.
    Me gustó conocerte y entrar a tu mundo de letras.
    Un beso, Jime

    ResponderEliminar
  18. Que bien logras recrear esa atmósfera oscura y tenebrosa, me encanta. Un relato intrigante y con un final que cierra muy bien la historia. Enhorabuena. Besote

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias a tod@s por vuestras palabras de bienvenida, de ánimo y por que os haya gustado mi relato.

    ResponderEliminar
  20. Una historia muy fuerte, dolorosa y triste. Me gustó la ambientación.
    Bienvenida al grupo.

    ResponderEliminar
  21. Buen intento, potente por la situación y los giros. El espacio escénico es correcto y sobrecoge, sin embargo se me ha hecho largo y en una primera lectura me ha costado identificar el personaje con la acción, Tal vez, sea problema mío que no esté muy fino. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Bienvenida Rhodea, a este grupo de amigos, te estrenas con este juego a cinco palabras? Pues buen comienzo, una historia bien lograda, fuerte y dramático el final para redondear la historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Bienvenida Rhodea. Te ha tocado justo un juego difìcil, que has sabido ir resolviendo muy bien.
    Ha resultado un relato envolvente, cargado de tensiòn resuelto en la ùltima frase con un tràgico final.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  24. ¡Alégrate! Que una nueva semana comienza en unas horas y es momento de dejar atrás la pereza. Viva cada día al máximo y has que todos los días haya fiesta. ¡Ten un lindo lunes!

    El equipo de acompáñame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por vuestras amables palabras de ánimo. Siempre cuesta comenzar una nueva semana. Un abrazo

      Eliminar
  25. Gracias Alfredo, San y Cass por vuestros comentarios. Alfredo quizá sí que tengas razón con la extensión del texto, ya que a veces me es imposible acortar cuando escribo. Un saludo

    ResponderEliminar
  26. uf... una historia cargada de locura y de amores prohibidos... un relato muy bien logrado! un beso!

    ResponderEliminar
  27. Gracias por vuestras palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. el relato me encanta, da un poco de miedo, pero como me gusta ese genero ;) muy bien escrito, ciertamente daria para una novela :D

    ResponderEliminar