Translate

martes, 23 de enero de 2018

"LA SOLEDAD, ENFERMEDAD CRUEL", por Rhodéa Blasón


      Una de las enfermedades más graves y crueles que padece nuestra sociedad en la actualidad es la soledad. Es silenciosa, pérfida, nociva, sibilina, infame, ...y puede llevarnos en dirección a la muerte sin que el ser humano sea consciente. Vivimos en un mundo demasiado desprendido de los mayores, los enfermos, los niños (quienes también sufren los efectos del aislamiento y el abandono), o de las personas que tienen problemas de interrelación con sus semejantes. Se perdió el arte de la conversación con nuestros semejantes, la virtud de la solidaridad y empatía con las personas de nuestra familia o cercanas que viven solas, ...o directamente es más fácil enviar a los mayores a residencias en las que, aunque estén perfectamente bien de salud, serán considerados pacientes y seguirán órdenes que no los satisfacen emocionalmente; igual ocurrirá con los enfermos de quien la mayor parte de la gente se quiere separar sucediéndose el "efecto paloma" que dejará cerca de ellos a muy pocas personas; a los niños para que no pregunten, no hagan ruido, no se manchen (no concibo la felicidad de una criatura sin que realice estas tres actividades mínimo) es preferible dejarles juegos de móvil o de máquinas que en algunas ocasiones superan con gravedad los niveles de violencia permitidos para personas pequeñas que no tienen sus mentes todavía formadas, antes que una pistola de juguete como las de toda la vida que simplemente haga ruido y el chiquillo tenga que estimular su imaginación para jugar a indios y vaqueros con otros compañeros; y a quienes se sabe que viven en soledad es más fácil apartarse de ellos no vaya a ser que nos pidan demasiado o nos cuenten sus desvelos.

     Con diferencia y a pesar de que soy partidaria de todos los avances tecnológicos que existen no dejo de acordarme de los parloteos que veía durante mi niñez en mi casa, en dónde se hablaba de todo y se me explicaba todo aquello que no entendía. Se convivía y se compartía con los vecinos, se jugaba con nosotros, los niños, se pensaba en los enfermos y se ayudaba con ellos aunque no fuesen de la familia y las personas que vivían solas cerca de casa sabían que podían acudir a comer o a pasar la tarde. Unos jugaban a las cartas, otros reían, otros paliqueaban sin parar y otros hacían las actividades que les apetecían. Fueron tiempos hermosos y llenos de aprendizajes para mí. La verdad es que tuve que hacerme mujer mucho antes que otras personas de mi edad porque tenía enfermos de mi sangre y muy cercanos, pero eso me ha valido a lo largo de mi vida para ser más sensible con quien lo pasa mal.

     Antropológicamente la sociedad ha cambiado demasiado rápido en muy pocos años y quizá los seres humanos no hemos sabido adaptarnos a esa transformación tan dinámica. Por eso existe la soledad que en tantas situaciones acaba en depresiones o enfermedades mentales graves que no deberían existir, pero, por sí sola, la soledad (y más si va acompañada de tristeza) es una lacra social que avanza a pasos agigantados en la sociedad en la que vivimos y lo peor es que no queremos mirar a nuestro alrededor para verla, jugando al entretenimiento del avestruz que esconde la cabeza debajo de su ala y así cree que no la ven.



     

6 comentarios:

  1. Buenas tardes , que buen articulo nos acabas de dejar y estoy totalmente de acuerdo ..la soledad es el mal que tenemos en nuestra sociedad .A veces no se sabe con que combatir y el único remedio es la compañía de nuestros seres queridos entre ellos es tan importante los amigos a parte de los familiares .
    La pena es cuando se llega a la vejez ...ahí es un punto y aparte y sobre lo que dices de los niños , es parecido no juegan , no saben divertirse les estamos criando en un clima donde el hablar parece constar más que un móvil y sobre todo ofrecerles tiempo con calidad no tantos juguetes ..más cariño y amor y menos materialismo.
    Me ha gustado mucho tu reflexión ...Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo es siempre un gran regalo.
    Saludos
    Rhodéa Basón

    ResponderEliminar
  3. Es cierto lo que se decís pero no se debe a estos medios, que incluso puede colaborar a contrarrestar la soledad. Ser verdaderos medios de comunicación

    Se puede estar solo en medio de una multitud. En un tren repleto de gente, puede no haber comunicación. A veces se necesita buscar gente compatible, con afinidades, para hacer amistad.

    Con respecto a la gente mayor, solía darse que no lo mandaran a geriatricos, porque quedaban a cargo de un hijo o hija. Que terminaba quedandose sin vivir la propia vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la soledad es un grsn problema se mire por donde se mire. No es justo que esa hija no tenga vida ni que sus msyores no puedan disfrutar de ella. Es un problema de conciliación al que no se llega por la rapidez con la que vivimos. Y por supuesto, los medios técnicos son muy válidos e includo pueden llegar a evitar esa soledad pero siempre en su justa medida.
      Es muy complicado. Saludos
      Rhodéa Blasón

      Eliminar
  4. No puedo estar más de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar