Translate

jueves, 7 de junio de 2018

EL CUADRO, por Rhodéa Blasón



      Me había llegado por correo postal; perfectamente empaquetado en papel marrón, atado con una fina cuerda peluda que sujetaba los cuatro flancos de aquel enigmático paquete rectangular que remataba con un lazo lacrado en vivo color rojo y pegado al pliego envolvente.

     Yo miraba el hermoso cuadro, tenía pegada en su parte baja una chapa dorada que indicaba "Elena en la playa-J. Sorolla" y representaba a una bella mujer vestida de azul cielo mirando la inmensidad del mar y sujetando su pamela al viento. Con el objeto llegó una carta certificando su autenticidad y el nombre de una importante galería de arte y su número de teléfono de contacto. Mis señas estaban correctas, las releí en varias ocasiones. Pero aquel envío tenía que ser un error, yo no había comprado aquel maravilloso cuadro, tendría que devolverlo, pero no traía remite.

     Como no me gusta dejar pasar las cosas sin resolverlas llamé al número de la galería y les expliqué la situación. Pero una mujer de voz grave y ronca me explicó muy segura de sí misma que no había error alguno en aquella entrega. Pero yo no entendía porqué me llegaba a casa uno de los cuadros más hermosos de un impresionista español notable y representativo de la luminista que debía tener un valor económico con tantas cifras que no era capaz de calcular.

     Después de colgar el teléfono sin saber qué hacer, pasé horas mirando el cuadro extasiada por su belleza. Quise tocar el marco y me levanté para hacerlo: transmitía paz y sosiego. Le di la vuelta y observé el reverso. Quise mirarlo desde lejos y al apoyarlo en el sillón casi me cae y al sujetarlo con fuerza rompí con una uña algo que me pareció un papel. Me sentí tentada a romperlo del todo, pero no comprendía si sería la parte de atrás correspondiente a la pintura. La curiosidad pudo más que yo y fui abriendo poco a poco hasta quitar el doble fondo totalmente. Había cuatro fajos de dinero, cada uno en su sobre. Unos documentos oficiales y una carta.

     Después de leerla y releerla varias veces supe que había tenido padre, que me quería y que en el momento de su muerte se había acordado de mí. Era rico y me reconoció legalmente. En aquella misiva me explicaba cuánto le rogó a mi madre que se casara con él, pero ella, que trabajaba de criada en su casa, no quiso nunca que nadie creyera que se casaba por su dinero y lo abandonó. En los documentos quedaba perfectamente claro que yo era su hija, tenía varias cuentas bancarias a mi nombre y me dejaba una casa enorme en el centro de la ciudad.

    Mis lágrimas resbalaban por mi cara y dejé todo sobre la mesa de comedor; me dirigí a la habitación en la que mi madre permanecía en la cama sumida en el más absoluto olvido. Me acosté junto a ella buscando su calor y dando cuenta de su valentía y coraje para renunciar a todo tipo de posesiones materiales y criarme ella sola.

   

13 comentarios:

  1. Hola buenas tardes , me encanta ese cuadro y hemos coincidido en el autor , Sorolla , creo que la fascinación de él por el mar queda reflejada en todos sus cuadro , y esa luz que como digo nadie como él para dejarla plasmada en los lienzos.
    Muy bonita historia .
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Ese cuadro es uno de mis favoritos tengo una copia de él en la playa.
    El relato me ha gustado y su final feliz, aunque un poco triste, también.

    ResponderEliminar
  3. Un relato de amor, renuncia y sorpresa, la pintura es preciosa
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una carta , un cuadro y un ventarron de sentimientos invate el instante.Como impactara la emocion de descubrir al padre que la queria, con la tristeza de que se fue?. Como sera la admiracion por la madre que se aguanto todo mezclado por la pena de lo que no fue' ?Cual sera el balance de ese torbellino? Muy bueno , un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Suerte que se rompio el papel, sino, no hubieras sabido nunca la verdad😊. Buen relato. Saludos jueveros 😊

    ResponderEliminar
  6. Todo un regalo, toda una herencia, como demostración de un cariño que no pudo demostrar.
    Cuanto daño puede ser subordinar las decisiones a la apariencia, a lo que puedan llegar a pensar los demás.

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  7. una historia triste, de renuncia por le que dirán con un cuadro que quizá también transmite lo mismo... me gustó, saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Excelente y sentida narración. Mantuviste bien el quid del argumento y tu prosa es agradable y resuelta. Además la extrema categoría de inspirarte en el luminoso Sorolla es síntoma de cultura con mayúsculas. Recibe Mis Consideraciones más Distinguidas.
    Post Scriptum : Y por razones obvias, es un acierto también por las fechas estivales. ¡Un Beso!
    R e p o r t e r .

    ResponderEliminar
  9. La madre dio lo mejor que tenía. Su dignidad y su amor. Pese a todo y pese a todos aunque eso sirviera para que la niña careciera del amor del padre que también parecía que lo tuviera y en pos de ello, le dio lo que ahora le quedaba. Sus posesiones. En el fondo, siempre la tuvo presente. Eso deseo creer.

    El cuadro, como Sorolla, está esa encanto sutil y el azul tierno y lleno de luz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Una pena que le rechazase, siendo que él la quería realmente *__* La verdad es que el cuadro tiene algo, luz, movimiento, vida.. al igual que tu relato. Me gustó mucho.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  11. Después de leerte me ha quedado una sensación de melancolía. Me gusta mucho Sorolla y el cuadro que te ha inspirado este relato con una buena dosis de suspenso.

    Un abrazo


    ResponderEliminar
  12. Una preciosa historia y el regalo ni te digo, un cuadro de Sorolla, casi nada, ese valdría más que todo el dinero que le dejó a la protagonista de la historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Has ideado y desarrollado una hermosa y triste historia en torno al cuadro de Sorolla. Me fascina su luminosidad y ese azul mediterraneo presente en toda su obra.
    Gracias Rhodea por sumarte a mi propuesta literaria.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar