Translate

sábado, 9 de febrero de 2013

UNA DESGRACIADA SORPRESA

Como no podía dormir y comenzó a oir mucho ajetreo en casa Carmiña decidió levantarse. En toda la noche no había conciliado el sueño, ni encontrado remedio a sus problemas, por lo que decidió que el trabajo le ayudaría a distraer sus pensamientos y, tal vez, se enteraría de lo que había traído aquel hombre en plena madrugada; aquello que tanto había preocupado a su padre. no se apuró demasiado en bajar a la cocina, prefirió seguir sumida en sus propios pensamientos mientras hacía la cama y la limpieza de su habitación. Abrió la ventana, y con los ojos cerrados respiró profundamente y sintió el aire fresco entrar en sus pulmones. Este gesto la relajaba enormemente, y, aunque hacía frío, permaneció así varios minutos. Tras cerrar la ventana, abrió la puerta de su habitación y anduvo despacio por el pasillo hasta llegar al inicio de las escaleras. Entonces se fijó. En el perchero de la entrada y sobre el banco que había a continuación del portón de la calle había ropa de abrigo de muchas personas. No era frecuente que en su casa, a aquellas horas, ocurriese algo así. Se preguntó que estaría pasando en la cocina, desde donde se oía el rumor de muchas voces. Entonces, apurando el paso, bajó las escaleras y se dirigió al lugar del que provenía tanto jaleo. La puerta estaba entreabierta. Los vecinos estaban sentados en torno a la cocina económica, que funcionaba a pleno rendimiento dada la calor que hacía en la estancia. Sus abuelos estaban sentados a la mesa de madera en la que comían a diario con más personas. Todos tomaban café y comían queso y jamón. Cuando su madre se giró y miró a Carmiña estaba llorando. Se acercó a la hija y le explicó "Carmiña ha ocurrido una gran desgracia. Una calamidad imprevista. Estamos tod@s desolad@s". Y continuó llorando, pero Carmiña no entendía que ocurría, los abuelos estaban bien, sus padres también, ¿le pasaría algo a uno de sus hermanos?. Pero antes de que pudiese formular ninguna pregunta en alto su madre continuó entre sollozos "tu padrino a muerto de un infarto". Entonces Carmiña, que llevaba la noche en vela, sintió que había perdido el único recurso que le quedaba para que tía Maruja no llevase a cabo sus maléficos planes. Entonces, sus lágrimas volvieron a resbalar lentamente por sus mejillas, como había estado ocurriendo durante toda la noche. Manuel, quien tanto cariño le había demostrado durante toda su vida, había muerto. ¡No se lo podía creer!. ¿Qué sería de ella ahora? ¿Qué le depararía la vida de ahora en adelante?

No hay comentarios:

Publicar un comentario