lunes, 26 de mayo de 2014

Contando las semanas en 52 palabras - Palabra 21 de 52





                                                     


                                                 

                                                    Palabra 21 de 52                                                                  

                                                         LA PLAYA

             
           Caía la noche y mis pies dirigieron mi cuerpo instintivamente hacia la playa.
 
     Cada vez que regresaba a mi hogar después de permanecer meses en el psiquiátrico, instintivamente volvía al mismo lugar. Era como si la playa me esperase pacientemente: su arena suave se convertía en un relajante natural, el murmullo del oleaje era como un excelente bálsamo mental y la multitud de olores que percibía, mezcla de sal y naturaleza, hacían que mi instinto
perdiese todo tipo de agresividad.

    Aquel día, uno de tantos del otoño, estaba frío. Y al anochecer se levantó una brisa del
norte que conseguía ponerme la "carne de gallina". La tarde había sido larga, aunque la noche
llegó demasiado pronto. Cuando me levanté, en vez de girarme hacia el camino, emprendí la
marcha, directa al agua. A pesar de sentir entumecidos mis músculos y parte de mis sentidos,
continué caminando mar adentro, sin volver la vista atrás.

            Cuando vinieron a buscarme para regresar al hogar, el mar ya me había tragado.

5 comentarios:

  1. Durísimo relato! Me ha conmovido!
    Gracias por participar de mi playa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sindel. Me alegra que te haya conmovido.
      Saludos

      Eliminar
    2. Gracias Sindel. Tus palabras son un gran apoyo
      Saludos

      Eliminar
  2. Alfonsina y el mar... tu playa nos cuenta un relato que guarda nuestros mares.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar