jueves, 28 de diciembre de 2017

A TRAVES DE LOS OJOS DE NEGRITO, por Rhodéa Blasón



      Mis ojos grises son observadores: miro con astucia y con amor a quienes conviven conmigo. Siempre en el profundo regazo de mi querida ama, quien pasa horas calcetando para sus nietos. Está inválida y sitúa su silla de ruedas todos los días junto a las puertas de la balconada, desde donde ambos podemos ver todo lo que sucede en la calle. Yo ronroneo sobre sus piernas cuando le solicito una caricia, le miro con luceros mimosos cuando le enredo su hilo con mis patas, ...es una mujer buena. Cuando salto de su colo lo hago con suavidad, para abrir con mis patas el grifo del agua y beber, o para acercarme a la puerta cuando sé que alguien que convive con nosotros se acerca a la puerta de nuestro hogar. Allí le espero con los ojos abiertos, juguetón y saltarín hasta que mi ama me llama.

       -Negrito vente para junto de mí, me indica con voz suave
 

       Y yo, obediente, acudo a su llamada. Me envuelvo como un ovillo y espero a que me acaricie. La miro y veo a una mujer mayor, de piel muy morena, y con el pelo tan blanco que le enmarca el rostro como si fuera una corona. Debió ser muy guapa de joven, aún conserva parte de su belleza. Sus ojos son tristes, yo sé que su vida ha sido muy dura y que sufre mucho por sus vástagos y nietos a quienes ama con su gran corazón, pero desde que dejó de andar creo que se siente como una carga para ellos. Yo sé que no es así, y trato de hacerle mimos y jugar con sus hilos de labores, aunque me mire seria en algunas ocasiones, pero creo que sus últimos años de vida deben ser felices. Algunas veces, cuando estamos solos veo como sus lágrimas brotan de sus enormes ojos negros y resbalan por sus mejillas; no sé porque llora, pero creo que es la soledad. Porque yo con ella he descubierto que las personas aunque vivan con sus seres queridos pueden sentirse solas, o apartadas, o no partícipes, ....

       No sé. Yo sólo soy un gato; un minino negro como el azabache que ve la soledad en la que se encuentra su ama. Creo que soy el único que la detecta en esta casa, por eso paso tanto tiempo en su regazo y buscando sus caricias. Yo la quiero, porque me da mucho cariño y no quiero que se sienta triste. Me gusta esta mujer porque tiene un corazón grande.


10 comentarios:

  1. Que delicada y tierna historia nos has contado , no puedo estar más de acuerdo contigo que los animales detectan a la perfección la tristeza de sus amos ...pero ellos tienen ese algo para sacar lo mejor de nosotros .
    Gracias amiga ...un abrazo y un Feliz 2018 .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perciben mucho más que los humanos y antes de que algo suceda. Me alegra que te haya gustado. Feliz 2018, que te llegue pleno de lo que deseas. Un beso

      Eliminar
  2. Los animales siempre responden mejor que las personas, y las personas mayores muchas veces les pasa esto, se sienten solas y olvidadas por su familia. Por desgracia es así.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo quise expresar. Esa dura soledad. Un saludo y feluz 2018

      Eliminar
  3. Hola, Rhodéa
    !Encantador y sublime tu relato!
    Compartir la vida con una mascota es tener una compañía y amor incondicional.
    Que disfrutes la llegada del nuevo año. !Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. Un relato cargado de ternura y amor. ¡Es cierto que los animales nos sienten mejor incluso que muchos humanos! Saben cuándo estamos tristes, y se acercan a darnos mimos, o cuándo estamos enfadados, o alegres...
    ¡Feliz 2018!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Negrito podría se r psicóloga, ha detectado perfectamente la enfermedad del S. XXI: la soledad. Muy bien contado

    ResponderEliminar
  6. Lo has descrito de una forma que llega al alma, me ha hecho recordar a una gata que en mi convelecencia de mis operaciones de infancia no se separaba para nada de mi, de ahi proviene mi gran amor hacia los gatos. Tu relato es delicioso y muestra la sensibilidad de los mininos. Muchas gracias por participar y te deseo un feliz año nuevo, besos.

    ResponderEliminar
  7. Esa intuición y sexto sentido para detectar los estados de ánimo de aquellos a los que quieren, la poseen de una forma muy potente los animales y actúan en consecuencia. Yo he tenido ocasión de comprobarlo.
    Me ha encantado tu relato Rhodea.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar